¿Soy una Persona Limpia?

La condición de limpio o limpieza no es sólo aplicable a algo físico, también tiene que ver con una ética, una concienciación y unos principios.

En este 8 de Marzo que celebramos el Día Internacional de la Mujer.

 

Me van a permitir que me salga de las cuestiones y los temas prácticos o técnicos que suelo abordar en mis post y emita una opinión o más bien una reflexión que, como mujer, hago cada año por estas fechas.

Creo que muchas mujeres – y posiblemente muchos hombres también- se podrán sentir identificadas conmigo cuando llegan estos días. Y es que aún a nuestro pesar tenemos que visualizarnos para poder pasar inadvertidas y ser iguales que los hombres.

A muchas de nosotras, si se nos preguntara, seguro que NO querríamos tener un día internacional, al menos por ser Mujer. Nos gusta más tenerlo por ser madres, abuelas o niñas, o por ser solidarias o por ser trabajadoras. Pero no expresamente por ser de un determinado sexo. Aunque lamentablemente hay que salir a la calle, hablar alto y claro en las instituciones, en nuestras casas, en nuestros barrios y nuestros trabajos para ser consideradas por la sociedad. A estas alturas y considerándonos una sociedad avanzada, democrática y desarrollada sigue, o seguimos practicando una cultura patriarcal que nos relega a ser ciudadanas de segunda categoría.

Cambio de tendencia.

Afortunadamente la tendencia está cambiando. Hay movimientos desde los sectores intelectuales, culturales, institucionales y otros ámbitos de la sociedad que ponen voz y rostros conocidos al problema de la desigualdad entre hombres y mujeres. Se avanza a pasos de tortuga. El desarrollo mental de la sociedad no se corresponde con el desarrollo tecnológico. La vida va que vuela y entre generaciones de una década a otra hay un mundo. Sin embargo, educar desde la igualdad es una asignatura pendiente de TODAS LAS SOCIEDADES DEL MUNDO.

¡Seguimos repitiendo patrones de conducta que practicaban nuestros bisabuelos!

Los avances tecnológicos son un espejismo y no reflejan de verdad una sociedad que ha madurado, que ha crecido y se ha desarrollado como Especie. Sino que se utilizan esas herramientas para ahondar en la desigualdad y empoderar la superioridad del más fuerte.

Y estos números…
  • Existe una brecha salarial entre hombres y mujeres que hace que las mujeres trabajemos GRATIS un promedio de 48-50 días al año, según un estudio realizado y publicado por el sindicato UGT.
  • Más del 90% de las personas dependientes son cuidados por las “mujeres de la casa”. Teniendo éstas que abandonar sus profesiones e impidiendo competir y ascender en igualdad de condiciones en la carrera profesional.
  • Las mujeres, a pesar de ser el 56% del censo universitario y teniendo unas notas por encima de la media de la de los hombres sólo llegan a cargos de responsabilidad menos del 20%. Mucho menos si hablamos de cargos en la Administración o en grandes multinacionales y del IBEX 35.

Podría seguir dando datos y más datos y números y más números. Ya los hemos escuchado todos estos días en las noticias y en todos los medios de comunicación. Es como el día de la marmota todos los años.

¿Hará el hartazgo que llegue un día que no se le eche cuenta y lo escuchemos como el que oye llover?. Espero que nunca ocurra eso.
Igualdad entre hombres y mujeres.

Kofi Annan, exsecretario de la ONU y considerado uno de los hombres que ha hecho posible la mayor representación femenina en los altos cargos de la organización asevera que: “La igualdad de las mujeres debe ser un componente central en cualquier intento para resolver los problemas sociales, económicos y políticos.” Muchos políticos deberían tomar nota y aplicar la fórmula, sería un gran avance. La igualdad entre hombres y mujeres debe ser algo tan normal como la vida misma y no necesitar que una vez al año se ponga de relieve para que luego siga todo igual.

Como mujer, ciudadana y madre me siento en la obligación de seguir luchando y posicionarme aunque sea un riesgo emitir opiniones que a mucha gente puede escocerle. Porque todo el mundo tenemos la obligación de intentar hacer un mundo mejor y más justo.

¡La igualdad no es un privilegio, sino un derecho!

Las mujeres no querríamos tener un día internacional, ni tener que hacer huelgas y salir a manifestarnos para ser consideradas personas y ciudadanas en igualdad de derechos y responsabilidades que los hombres.

Bastaría practicar una sola PALABRA para solucionar el problema: RESPETO