Antes de explicar cómo limpiar el Acero inoxidable, vamos a ver:

Acero inoxidable. ¿Qué es?

Empezamos definiendo qué es el acero inoxidable. Pues para que lo entendamos la gente de a pie, a grandes rasgos es una aleación de acero, hierro y cromo. Justamente éste último es el componente que le otorga ese aspecto sumamente brillante y al mismo tiempo lo hace resistente a la oxidación. De allí, su nombre “inoxidable”.

Aplicaciones del acero inoxidable

Según su fabricación y el acabado superficial tenemos distintas variaciones. Su resistencia a la corrosión lo ha convertido en un metal muy popular que se utiliza para la fabricación de infinidad de elementos. Se utiliza, tanto en la industria como en el hogar.

Lo podemos encontrar en fachadas de edificios, paradas de autobuses, equipamiento destinado a la elaboración de productos alimenticios, y un sinfín de aplicaciones.

Sin embargo la que nos ocupa hoy es el empleo en el ambiente hogareño. Se usa en fregaderos, hornos, extractores, cocinas, grifería, neveras, microondas y un largo etcétera.

¿Cómo se limpia el acero inoxidable?

Para limpiar el acero inoxidable, podemos utilizar los productos químicos que se fabrican para este fin. Sin embargo, siguiendo con nuestra política eco, les damos algunos trucos caseros.

Para limpiar el acero inoxidable en general, podemos utilizar una solución preparada con jugo de limón y bicarbonato de sodio. Nos ayudará a limpiar y pulir los aparatos de acero inoxidable eliminando la suciedad y si frotamos con un trapo suave logramos resaltar el brillo.

 

¿Cómo limpiar la campana extractora de acero inoxidable?

La campana extractora es un elemento que normalmente vamos a encontrar con grasa. Entonces primero debemos eliminar la grasa pulverizando con cualquier producto antigrasa. La enjuagamos con una bayeta suave de microfibra mojada en agua tibia tantas veces como sea necesario hasta retirar todo resto de grasa y de producto.  NO debemos usar nunca un estropajo que pueda rayar la superficie.

Es recomendable no dejar que se acumule la grasa porque luego nos costará más retirarla y podemos dañar el esmalte. Después de secar bien, le sacamos brillo frotando con un paño suave. Un truquillo es humedecer el paño en aceite para el cuerpo o glicerina. ES IMPORTANTE retirar muy bien ese aceite y pulir bien la superficie, con otro paño limpio,  para evitar que se adhiera suciedad y polvo.

Para limpiar los filtros procedemos de igual forma pero dejando que el producto quitagrasas se impregne bien en las láminas del filtro. Para ello lo dejamos en remojo al menos media hora y luego frotamos con un estropajo de fibra sintética para evitar rayaduras,  acto seguido enjuagamos bien y secamos con un trapo suave. Luego damos brillo de la misma manera que hemos hecho con la campana.

¿Cómo limpiar las joyas de acero inoxidable?
  1. En un recipiente pequeño, combina dos partes de bicarbonato de sodio y una de agua para formar una pasta.
  2. Impregnamos un cepillo de cerdas suaves con esta mezcla.
  3. Frotamos las alhajas suavemente con el cepillo.
  4. Enjuagamos las alhajas con agua tibia.

Te quedarán como nuevas!

¿Cómo limpiar acero inoxidable quemado?

Si lo que vamos a limpiar es un recipiente que se ha quemado por dentro  hervimos  una mezcla de agua, vinagre y bicarbonato de sodio. Dejamos enfriar mientras se ablanda lo quemado. A continuación frotamos con estropajo de acero si la superficie lo permite ó de fibra sintética si se trata de un recipiente más delicado.

Si lo quemado está por fuera, cubrimos la parte afectada con bicarbonato de sodio y frotamos de la misma manera que hicimos anteriormente. Enjuagamos bien y secamos con un trapo de cocina.

 

Espero que hayas encontrado interesante nuestros trucos y que los compartas con todo el que los necesite.  Igualmente si tienes alguna duda u otra consulta al respecto ponte en contacto con nosotros.

En nuestros próximos post te enseñaremos cómo limpiar otros tipos de metales, nos vemos pronto!!!